Variable fonts

Variable fonts

Encontré un articulo interesante en el blog Graffica sobre las variable fonts.

Este año todo lo envolvió el tema de las fuentes variables. Las fuentes variables son el nuevo peldaño de la tipografía, es a lo que se aferra la industria tipográfica para continuar el negocio. Así como ocurrió con otras revoluciones tecnológicas como fueron el TrueType, el PostScript o el OpenType, ahora la novedad está en las Variables Fonts. Voy a intentar explicar en palabras que son las ‘Variables Fonts’ de un modo que pueda ser entendible. Hasta ahora cuando nos enamorábamos de una tipografía mirábamos cuán amplia era la familia, o bien comprábamos un peso o la familia completa. Con las ‘Variables Fonts’ esto no será necesario. La fuente estará en todos los pesos y variables. Así de entrada tampoco es un gran cambio, dirán algunos, pero hay algo más. Si así lo quiere el tipógrafo podrá incluir dentro del código toda una serie de condiciones para que la tipografía se adapte a determinadas circunstancias. Y ahí es donde está el gran cambio. ¿Qué circunstancias? Prácticamente las que uno quiera. La programación ha evolucionado de tal modo que ahora es posible que una tipo se transforme en cualquier forma. Si una ventana de un navegador o aplicación se minimiza la tipografía podrá adaptarse a ese nuevo espacio bien ajustando el interletrado pero también poniendo una tipo más fino o más comprimido. Esto parece bastante lógico y es de algún modo, una especie de tipografía responsive o adaptable. Tampoco nada fuera de órbita. Lo realmente importante con las variables fonts es que no solo son tipos que se pueden adaptar a circunstancias de espacio, sino que igual que el tipógrafo puede implantar condiciones para que la tipografía cambie cuando se encuentre menos espacio puede hacerlo para que se adapte a otras situaciones. Y algunas son realmente interesantes. Las letras se adaptarán a todo Una tipo puede adaptarse a las circunstancias lumínicas y hacerse más legible cuando hay menos luz abriendo los ojos y creando mayor contraste. Puede ampliarse, por medio de reconocimiento facial, cuando nos separamos de la pantalla para que nos resulte más cómoda la lectura. Puede cambiar de color según el fondo en el que se encuentre, puede cambiar el estilo en función de la temática del mensaje… o incluso puede personalizarse para nosotros en función de nuestros gustos o perfil personal. Si todo esto te resulta de ciencia ficción solo hay que ver la conferencia que dieron Underware en TypoLabs donde todas estas opciones se convirtieron en realidad.Gràffica